skip to Main Content

¿Te está resultando demasiado difícil el aprendizaje del inglés? Si estás leyendo esto y te pusiste a pensar que el inglés no es lo tuyo, que ya estás cansado de tu libro de texto y de repasar las mismas lecciones de la misma forma aburrida de siempre, quizás esto te ayude a darle una oportunidad. Quizás lo único que haga falta sea tratar de intentar con un método diferente.

Antes de comenzar, tené en cuenta que así como con cualquier otra cosa que hagás, aprender un idioma siempre resulta más sencillo y divertido si encontrás una razón para hacerlo.

Por eso es importante que durante tu aprendizaje recordés por qué estás aprendiendo inglés. Ya sea para encontrar un trabajo, para viajar o solamente porque te gusta el idioma; lo importante es que no perdás de vista tu meta, esto te va a mantener motivado cuando sintás que querés tirar la toalla.

Hacé uso de la tecnología y el internet en tu aprendizaje

¿Ya has probado Duolingo y aplicaciones similares? ¡Excelente! Pero ¿Sabías que hay más aplicaciones que te pueden ayudar a mejorar tu inglés y de una manera más interactiva?

Entre ellas te recomendamos LyricsTraining donde podés ir aprendiendo las letras o incluso escenas de tus canciones y películas favoritas, todo al mismo tiempo que mejorás tus habilidades de listening. La app está disponible para descargarla a tu celular de manera gratuita.

En internet además podés encontrar un sinnúmero de páginas y aplicaciones como esta. Lo importante es que encontrés la que más se adapte a tus gustos e intereses. Aquí te dejamos un par de sitios que podrían ser de tu interés:

Marcá los objetos de tu casa con post-its

Además de la tecnología, otra manera muy sencilla de aprender vocabulario es usando las cosas que ves a diario. Escribí sus significados y pegáselos encima. Tratá de incluir este vocabulario en tu día a día, hasta aprender correctamente el significado de todas las cosas.

Para aquellas cosas que no podás etiquetar, otra opción que te recomendamos es tener siempre a mano una libreta de apuntes donde vayas anotando todas las palabras nuevas y desconocidas. Siempre es importante usar este vocabulario frecuentemente hasta aprenderlo, si no tenés con quien hablar, podés siempre repasarlo en tus pensamientos.

Cambiá todo a inglés

¿En qué idioma está configurado tu teléfono? ¿Y tu computadora, televisor, navegador web, consola de videojuegos? Si dijiste español y quedaste viendo tu teléfono o cualquiera de los otros aparatos, aprovechá el impulso y empezá a cambiarlo todo a inglés. Este pequeño truco podría paracer una tontería, pero al rodearte diariamente de un nuevo idioma estás acostumbrando poco a poco a tu cerebro a pensar en inglés.

Al hacer el cambio de idioma otro beneficio que tenés es el de mejorar tu pronunciación. ¿Cómo? ¡Sencillo! Sacándoles provecho a los asistentes de los teléfonos móviles. Siri o el asistente de Google te permiten realizar búsquedas en internet a través de la voz, con el idioma cambiado a inglés estos serán capaces de entender las preguntas en inglés que les hagás y así revisar si tu pronunciación es correcta. ¡A buscar se ha dicho!

Practicá con gente alrededor del mundo

Para hablar inglés con gente que sepa hablarlo muy bien no es necesario viajar a otros países, tampoco esperar la ayuda de ese amigo o familiar bilingüe que viene de visita una vez al año. Existen muchas comunidades en línea dedicadas al aprendizaje de idiomas donde podés conversar y ganar mucha práctica con nativos del inglés, todo desde tu sofá.

Speaky es tan solo una de estas comunidades, totalmente gratuita, que te permiten conectarte con millones de personas alrededor del mundo y poner en práctica tus habilidades de conversación y conocer gente y culturas diferentes.

Aprendé jugando

Las sopas de letras, crucigramas, una partida de Scrabble (si no tenés el tablero físico, Facebook te da la opción de jugarlo en línea desde messenger bajo el nombre de Palabras con Amigos), el ahorcado y otros juegos ayudan a aprender vocabulario al mismo tiempo que jugás y te divertís.

Por lo tanto, otra opción sería por ejemplo jugar What’s on my head? Un entretenido juego de cartas cuyo objetivo es tratar de adivinar la carta que te tocó antes que tus contrincantes adivinen la suya, turnándose para hacer preguntas que todos contestarán dándote pistas. Las cartas las podés fabricar con papel y lápiz escribiendo lo que se te ocurra, por ejemplo:

  • Tiger
  • Umbrella

El truco es que no podés ver tu propia carta, pero tus contrincantes sí, podés hacer preguntas de este estilo:

  • Am I a person? No.
  • Am I a place? No.
  • Am I an animal? Yes.
  • Where would you find me? In the forest.
  • Which country? India.
  • Do I live in the water? No.
  • Am I a big or small animal? Big.
  • Do I have black stripes? Yes.
  • Am I a tiger? Yes.

Esperamos que todas estas ideas te ayuden a salir un poco de la rutina y te sirvan para aprender inglés de una manera más dinámica y divertida. Si tenés otras ideas, nos encantaría que nos las compartieras en los comentarios.

Recordá que si sos de los que poseen un 75% de nivel de inglés, también tenemos el FLIP, el cual te ayuda a pulir tus habilidades en inglés y al mismo tiempo te prepara a obtener un trabajo con nosotros. Si querés trabajar con nosotros podés aplicar haciendo clic aquí.

Back To Top