skip to Main Content

Llega la Semana Santa y con ella vienen días de merecido descanso. Mientras unos prefieren irse de viajes o salir a divertirse, otros prefieren quedarse relajándose en casa o incluso ir a la iglesia. Sin importar lo que decidás, nosotros queremos dejarte en este blog algunos consejos para que disfrutés tus vacaciones de Semana Santa sin mayores preocupaciones y con responsabilidad.

Si vas a salir:

• Cuidá tu presupuesto. Llevá suficiente dinero para comida y otras necesidades, pero no gastés en cosas que no necesitás. Quedar palmado no es una buena idea si andás fuera de casa, así que si conocés promociones o descuentos, no dudés en aprovecharlos en virtud del ahorro.

• Empacá con tiempo. Un buen consejo para que no se te quede nada ni lo perdás al regresar, es que antes de emprender el viaje revisés si llevás todas tus cosas. Procurá que tu equipaje sea ligero, así podés agilizar y facilitar tus traslados. Si sos de lo que no pierde la cabeza solo por andarla pegada al cuerpo,

• Algo muy importante es que avisés a alguien de confianza sobre tus planes de viaje, si bien vas de vacaciones, es importante que siempre puedan localizarte con facilidad ante cualquier urgencia o eventualidad.

• Cuidate del sol y el calor. Lo menos que necesitas es interrumpir tus vacaciones porque te quemaste la piel, te dio insolación o deshidratación. Usá bloqueador solar para protegerte de las quemaduras y siempre llevá suficiente agua fresca para hidratarte regularmente.

• Si vas en tu carro, asegurate de que está en excelentes condiciones mecánicas y que tus documentos se encuentran en orden. Si no sos experto en el tema, andá a un lugar de confianza para que puedan ayudarte.

• Si te es posible te recomendamos dejar al menos un día al final de tus vacaciones para “recuperarte”. Básicamente, para lavar ropa, limpiar la casa y comenzar a acostumbrarte a tu rutina habitual de trabajo.

Si te vas a quedar en la casa:

• Evaluá tu presupuesto. Que te quedés en la casa no significa quedarte aburrido, pero tampoco es buena idea tirar la casa por la ventana. La pregunta que debés hacerte es ¿Cuánto dinero estás dispuesto a gastar para pasarla bien?

• Juntá a los amigos que se quedaron. Aquí la idea es reunirte con tus amigos, hacer un buen playlist que incluya tus canciones favoritas y los éxitos del verano, y pasarla bien.

• Tanto si te reuniste con tus amigos o te quedaste solo en la casa, la comida no puede faltar, pero un buen consejo sería que no te compliqués. Olvidate de las comidas difíciles, ¡estás de vacaciones! Es buen momento para los sándwiches y ensaladas, aunque si te rifás a hacerte un pollito con papas tampoco le caería mal a nadie.

• Si lo tuyo es ser parte de las actividades de la iglesia en esta Semana Santa. ¡Perfecto! Averiguá cual es el programa completo que tiene tu iglesia para que no faltés a ningún evento. En tu tiempo libre, podés aprovechar para pasar un tiempo de reflexión solo o en familia.

• ¡No hagas nada! Otra opción es simplemente, “ser un vegetal”. Aprovechá para dormir demás, ver películas, jugar tus videojuegos favoritos o cualquier cosa que signifique relajarte y descansar. A veces, no hacer nada puede ser la mejor opción para realmente disfrutar tus vacaciones.

Esperamos que la pases de lo mejor en tus vacaciones, pero sí te recomendamos que lo hagas con mucha precaución. Relajate, descansá y divertite, para que así podás regresar a tus actividades normales con energías renovadas.

¡Feliz Semana Santa!

Back To Top